martes, 26 de agosto de 2014

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

En los Estados Unidos alcanzan el 30 por ciento. En el sector, no obstante, son optimistas. Las causas.

Esteban Lafuente

elafuente@infotechnology.com

@emlafuente


En el subte, el tren o el colectivo es posible encontrar personas que reemplazaron el libro o el diario en papel por un dispositivo digital para sus lecturas. Si bien el incremento en la penetración de tablets, smartphones y e-readers generó un nuevo escenario para las editoriales y librerías, con distintos formatos y productos disponibles, las cifras del mercado muestran que los libros en soporte digital no logran despegar en el país.


“En la Argentina, la participación de los libros digitales en el total no llega al 2 por ciento”, coincide Antonio Santa Ana, gerente de literatura general de Grupo Santillana, en diálogo con Infotechnology.com. Desde otra de las grandes del sector, también reconocen con sinceridad: “La verdad es que no se lee un carajo”.

Según datos de la Cámara Argentina del Libro, en 2013 se registraron 27.757 títulos (entre digitales y papel) en la Agencia Argentina de ISBN, con un incremento del 5% frente a 2012. No obstante, el papel sigue siendo hegemónico. En efecto, la escasa adopción del formato digital en el país resulta más visible comparar con los datos de otros mercados. Así lo explica Catalina Lucas, digital manager de Penguin Random House: “La participación es muy chica en la Argentina. En Estados Unidos, por ejemplo, está en un 30% y en España ya están entre un 5 y un 7%”.

Actualmente, las principales editoriales del país editan en papel y en formato digital todas sus novedades mensuales de manera simultánea. Además, se mantienen alertas para ajustar su oferta y publicar el ebook de algún título viejo, en caso de que su demanda se dispare. La adopción por parte de los usuarios y la incorporación del hábito de la lectura en pantallas digitales es el principal factor que, según explican en el sector, permitirá dinamizar la demanda de ebooks.

La aparición de estos nuevos formatos y dispositivos presentó un desafío para las librerías, que debieron ajustar sus procesos para comercializar libros digitales. Ante la consulta de este medio, en el sector explican que la mayor parte de las ventas de ebooks en el país se concreta a través de Internet. “Comenzamos a vender libros digitales en 2011. Desde septiembre de 2013 hasta aquí el crecimiento en las ventas es del 106%. Los ebooks representan el 29% de nuestras ventas online, con un ticket promedio de $70”, relata Martín Rolando, responsable del área de Internet en Boutique del Libro. Desde Librería Santa Fe, en tanto, describen un panorama similar: “Vendemos libros digitales hace dos años y ahora representan el 30% de nuestras ventas a través del sitio. En el total son menos del 5%”.

nookereader
Crédito: Bloomberg

En promedio, el precio de los títulos en formato ebook son entre un 30 y un 40% más bajos que el libro en papel, pero muchos lectores prefieren sentir el libro físico en sus manos y, por ese motivo, no incorporan el texto digital. A su vez, las librerías advierten que el modelo de negocio y las políticas comerciales del sector representan un asunto a rever para el crecimiento de este formato. “Las librerías tienen un precio de venta al público y consiguen distintos descuentos con las editoriales. El piso para una cadena en papel es del 45% pero para los libros digitales es del 25% y eso no lo hace muy atractivo”, comenta Rolando.

Las perspectivas a futuro, sin embargo, se mantienen elevadas. El rápido crecimiento experimentado en otros mercados, la mayor simplicidad en términos de logística y entrega y el menor precio al consumidor son algunos de los factores que destacan en el sector. “En unos años deberíamos estar entre un 15 y un 20% de participación”, pronostica Santa Ana. “Es un país muy extenso y comprar un libro físico por internet sigue siendo caro. Por eso, muchas cosas van a ser leídas en digital. Además, hoy los alumnos y estudiantes están acostumbrados a consumir en digital y ese clic en términos culturales es tremendo”, agrega.

miércoles, 9 de julio de 2014

"El Perseguidor" J. Cortázar, J. Muñóz (ilustrador)

Tapa de "El Perseguidor"
"El Perseguidor" es la historia de Bruno, biógrafo de Johnny Carter, un saxofonista de jazz adicto a la marihuana y ya en sus últimos días en París. Bruno repasa las anécdotas más singulares de la vida del genio extraordinario del saxo alto. Porque narrar el jazz es también escribir sobre la decadencia y el exceso, una suerte de ruina luminosa y enceguecedora.
 
"Esto ya lo toqué mañana, es horrible, Miles..."


Carter está obsesionado con el tiempo, pero no con los minutos y los segundos, con el pasado o con el futuro, con la puntualidad o con el tiempo que resta; está obsesionado con la temporalidad, con la "duración", como diría Henri Bergson. Este elemento arrastra, tensiona y da sustancia a todo el relato. Y es paradójico, porque tiempo no es lo que le sobra al saxofonista, pero de una manera algo más sensual, podríamos decir, tampoco parece faltarle. Tanto es así que podríamos decir que estamos ante un ensayo sobre el tiempo. O no, más bien estamos ante una variación libre sobre un tema, una improvisación a dúo.

Las luces y las sombras de Muñoz


Pero vayamos ya a lo que importa. "El Perseguidor" apareció por primera vez en "Las armas secretas", allá por 1959. Esta edición ilustrada adorna y complementa el texto con las exquisitas placas en blanco y negro de la mano de José Muñoz. El argentino, residente hace unos cincuenta años en Francia, forma parte del mundo de la Bande Désinée. Incorporado a las filas del cómic francés en la década del sesenta, después de sus primeros años en la historieta nacional de la mano de Pratt y Oésterheld, llegó al hexágono publicando codo a codo con Sampayo una serie de álbumes muy exitosos y siendo ampliamente premiado en toda Europa.

Muñoz maneja intensidades luminosas en amplios campos de negro.

El blanco y negro quizás no sea la única materia expresiva para ilustrar el mundo del jazz (basta con echarle un ojo al asepiado "Rébétiko" de David Prudhomme), aunque sin duda es un formato privilegiado. Los juegos de superficie, el humo, los ambientes saturados, las explosiones de luz, todo acompaña el ritmo y la tensión general del cuento, enriqueciendo la narración y armonizando en cada momento con el tono.

Ediciones del Zorro Rojo nos trae una verdadera pieza de colección ideal para fanáticos de Cortázar, para fanáticos del jazz, y para fanáticos de los volúmenes ilustrados.
Carter en plena sesión.

Coda: Cortázar y las drogas

A más de uno le resultará curiosa la insuperable adicción de Johnny Carter por la marihuana (?), y, mucho más extraño aún, la sobredosis de esta sustancia que acaba finalmente con la vida y la carrera de este exquisito personaje. Resulta que el "Verdadero" Carter, Charlie Parker, había muerto recientemente de una sobredosis de heroína. Cortázar le contó a Martín Caparrós, en una entrevista de 1983, los motivos de la gaffe:

"Cortázar se rió y me dijo que sí, que era un error, que en 1958, cuando escribió la historia, no tenía ni idea de ninguna droga y puso marihuana como podía haber puesto lavandina y que se enteró del patinazo cuando se lo dijo su traductor norteamericano –que hipertradujo “heroína” en lugar de “marihuana”–, pero que él no quiso cambiarlo."

(G.F.)


"El perseguidor" J. Cortázar, J. Muñoz (ilus.)
Ediciones del Zorro Rojo (2014)
ISBN: 9788494164545
104 págs., $195,00 *

* precios y disponibilidad pueden variar.

lunes, 30 de junio de 2014

La redonda en palabras



El fútbol es casi parte de la idiosincrasia Argentina y por estos días de junio y julio del 2014 en Brasil somos testigos de su fiesta mayor. Durante el mundial la selección hace gala de una convocatoria que envidian los piqueteros más talentosos y los más habilidosos sindicalistas porque el país entero se para, se desvela, se conmueve; hace que todos nos aunemos en el grito común de la pasión futbolera. 
Entonces, de golpe, una inquietud misteriosa nace y se propaga, algo le imprime relevancia a esas tostadas con manteca y miel que la madre de Sabella le preparaba durante su infancia, o al pronostico del General Perón desde Puerta de Hierro para el choque con Holanda en la Copa del ´74, o a la pregunta por el contenido de aquel famoso bidón de Branco del ´90.
Y si bien ignoramos como un pasatiempo de jugadores de cricket se terminó convirtiendo en la disciplina emblema de toda nuestra región no nos cabe duda de que a esta pasión hace rato que le quedan chicos los suplementos deportivos y los noticieros especializados.
Una copiosa literatura nos asiste. Libros y más libros, decenas de ellos cada uno con su perpectiva y voluntad de “saberlo todo”, nos acompañan y arman el entramado textual del futbolero más informado. No solo en los estadios viajamos a través del sueño mundialista de "el Diego y diez más" remontados en un "barrilete cósmico" ahora izado por los pies de Messi; no solo en las previas revivimos la interna sin fin de "Bilardistas vs. Menottistas" todo al grito de "Vamos carajo" y por que no... "la tenes adentro": un libro siempre habrá que nos dará fundamento y sutileza a nuestro fervor de hinchas. 

de redacción de mas.boutiquedellibro.com.ar
https://twitter.com/boutiq_dellibro


martes, 29 de abril de 2014

Una Buenos Aires de libros

La Torre de Babel de libros de la artista plástica Marta Minujín.
Podemos decir con certeza que Buenos Aires es una de las capitales internacionales de la cultura del libro. Con más de 460 librerías, una importantísima feria anual y un prestigioso festival de literatura, fue nombrada por la UNESCO durante 2011 la Capital Mundial del Libro; no quedan dudas de que existe una Buenos Aires de los libros. Con una librería cada 6250 habitantes, sólo la superan las grandes ciudades letradas europeas (París tiene una cada 2150 habitantes, mientras que la populosa y culta Tokio tiene una cada 7700). La calle Corrientes uno de esos pocos lugares del mundo en los que, como en el Boulevard Saint-Germain, los comercios de libros permanecen abiertos hasta media noche.

FERIAS Y FESTIVALES: Una ciudad activa

La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.
La Ciudad de Buenos Aires es la sede anual de una de las cinco ferias más importantes del mundo en materia de literatura y edición, junto con las de Frankfurt, São Paulo, Guadalajara, Londres y la Book Expo America. La Feria Internacional del Libro de Buenos Aires tiene este año su 40° edición. Se trata de una de las más relevantes en lengua hispana y, cada año hacia finales de abril, recibe alrededor de 1.250.000 visitantes, además de la visita de destacadas personalidades del mundo de las letras y del mercado editorial (este año vinieron Paul Auster, J.M. Coetzee, Almudena Grandes y Pérez Reverte, entre otros).
La Feria del Libro Infantil y Juvenil ofrece un gran número de actividades.
Unos meses después de la FILBA, entre julio y agosto, se lleva a cabo la Feria del Libro Infantil y Juvenil (que celebrará este año su 24° edición) y es el punto de encuentro entre los pequeños lectores y sus autores e ilustradores favoritos.
Uno de los mayores atractivos del FILBA son sus encuentros con los autores.
Hace ya algunos años, cinco para ser exactos, se viene realizando el Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires. En septiembre del 2013 tuvo lugar en simultaneo entre Santiago de Chile y la capital porteña, y en ella participó un gran numero de autores y dramaturgos consagrados y nóbeles de Argentina y Chile, recibiendo también más de una docena de invitados del resto del mundo.

LA EDICIÓN: Los libros en números

En Buenos Aires ya hace unos años se edita un promedio de más de 25.000 títulos al año, llegando a un total de alrededor de 90 millones de ejemplares impresos. Con 460 editoriales registradas concentra más del 60% de las empresas del rubro en la Argentina. No es de extrañar que las editoras más grandes, muchas subsidiarias de grupos internacionales, tengan sede aquí. Además, varias de las independientes suelen "atender en capital".

LOS PERSONAJES: porteños de letras

Muchos de los grandes del panteón de escritores argentinos son porteños. Lugar de nacimiento u hogar adoptivo, la capital no dejó jamás de ser un paso obligado. No por nada gran parte de los "lugares célebres" de la literatura (como el Café Rex donde Virgilio Piñera tradujo Ferdydurke junto a Gombrowicz, o las animadas peñas del Café Tortoni, por sólo nombrar algunos) se encuentran en la ciudad de las editoriales, de la UBA o de las vanguardias.
En esta esquina del célebre Tortoni encontramos (con un poco de imaginación y junto al ketchup) a J.L. Borges, Carlos Gardel y Alfonsina Storni (de izq. a der.)
Más allá del mentado mito de que Buenos Aires es la ciudad con "más librerías per cápita del mundo", es cierto que se trata de todo un universo de libros donde los fanáticos de la literatura, los bibliófilos, los cazadores de libros antigüos, los adeptos a la novedad editorial, en fin, todos pueden encontrar algo a su gusto. Sembrada de librerías grandes y pequeñas, cadenas, independientes, cuevas maravillosas de libros usados que se apilan hasta el techo;  con sus festivales, su Noche de las Librerías, sus incontables talleres literarios, y su enorme y arquitecturalmente cuestionable Librería Nacional, aquí nada falta, sólo hay que saber buscar. (G.F.)

miércoles, 9 de octubre de 2013

De la Literatura como Ciencia Ficción

Vayamos al grano e invirtamos la clásica pregunta: ¿la literatura puede entrar en el territorio de la ciencia ficción? Género bastardo por antonomasia, no sólo nunca alcanzó para un Nobel (ni siquiera un premio de la Academia), sino que también desapareció en los oscuros pantanos del olvido literario. No vamos a demorar nuestra propuesta: creemos que en vez de perder vigencia al materializarse los progresos técnicos que tanto pregonaban, algunos autores escribieron un futuro en una clave extraña a la que nosotros utilizamos para leer nuestro presente. Sus mejores exponentes nos ofrecen una visión de paralaje, modos distintos de pensar una existencia que parece aplastarse ante la evidencia del progreso inexorable de interminables maravillas técnicas.

En un momento en que la ciencia y la técnica envuelven los cuerpos, la vida y las mentes de manera más completa, ya hubo quienes pensaron estas realidades antes de que sucedieran. La ciencia ficción habla necesariamente del Hombre (y esto en mayúsculas, para reponer el debate sobre el llamado 'fin del humanismo'), porque le habla al hombre. Encontremos en ella la fuente de un nuevo humanismo, la clave para comprender modos de vida que alguna vez fueron extraños y que hoy plantean cuestiones de creciente urgencia. Como reza el exordio de Heidegger: "en el peligro está la salvación". Que la ciencia ficción se convierta en las primeras cartas de un territorio negligentemente inexplorado: aquello que se asoma, como pretenden algunos, más allá de la Historia y más allá del Hombre.

La tríada que proponemos hoy claramente no es la única posible. Los tres han sido grandes visionarios y excelentes escritores. Haremos una breve introducción a cada uno y recomendaremos una obra de cada uno:

Ray Bradbury (1920) autodidacta, no buscó formación universitaria. Lector de 'fantaciencia', "Buck Rogers" y "Flash Gordon" fueron grandes influencias. Comenzó su carrera publicando en revistas en 1938. Siempre negó ser un autor de Ciencia Ficción (sólo Fahrenheit 451 pertenecería, según él, al género), y es claramente el menos "duro" de los tres. Sin embargo, la crítica no pudo más que considerar "Las Crónicas Marcianas" como una obra seminal del género. Autor de un gran número de cuentos y varias novelas es reconocido como un escritor clásico (tout court).

Recomendaremos una obra clave de las tres que cimentaron su reputación dentro del género: "El Hombre Ilustrado" (las otras son "Fahrenheit 451" y "Las Crónicas Marcianas"). Se trata de una serie de 18 relatos unidos por una meta-narración: un vagabundo tatuado por una viajera del futuro cuyas marcas se animan para ilustrar cada uno de los cuentos: astronautas condenados a muerte por un desperfecto técnico ("Caleidoscopio"), distopías religiosas que ponen en cuestión nuestra concepción de la fe ("El hombre", "Los globos de fuego"), entre otros. Bradbury profundiza en la densidad psicológica y social de un futuro no ideal, quizás también sea el más humanista de los tres.

Isaac Asimov (1919-1972) su familia dejó Rusia para instalarse en los Estados Unidos cuando tenía tres años. De formación universitaria en ciencias, obtuvo un doctorado en bioquímica a los 29. Se desempeñó como docente universitario hasta 1958, año de publicación de "Nightfall", su pieza de consagración, cuando se dedicó por completo a la escritura. Para entonces ya llevaba 19 años publicando novelas y cuentos. Famoso por su enorme y valiosa producción, también editó libros de divulgación técnico-científica e histórica. Se lo asocia con Clarke y Heinlein, escritores de "ciencia ficción dura" (rigurosamente centrada en los elementos técnico-científicos).

De él recomendamos, especialmente, el segundo volúmen de sus Cuentos Completos que, a nuestro entender, reúne varios de los mejores relatos; y es una ideal puerta de entrada a su universo narrativo. Maestro del relato breve y de la intriga, sus resoluciones llegan con gracia y oportunidad, sorprendiéndonos cada vez. Su economía textual no ahorra en detalles significativos y nos deja siempre la sensación de haber leído una genial 'novela compacta'.

Stanislaw Lem (1921-2006)
nació en Polonia y atravesó los avatares políticos de la región. Sufrió las restricciones de la censura soviética y un exilio autoimpuesto. Excluído del politécnico debido a su origen burgués, las conexiones de su padre le permitieron ingresar en medicina, carrera que no terminó aunque siguió ligado a la academia como investigador. Despreció lo primero de su producción, ajustada a las exigencias de la 'estética de la revolución'. Su obra se intensifica a partir de la "Primavera Polaca" del 56'. Polifacético y riguroso, adquiriendo matices literarios y filosóficos sin precedentes para un autor asociado al género. Produjo varios cuentos, sátiras, novelas y ensayos literarios apócrifos (que le ganaron el mote de "Borges de la ciencia ficción"). El más riguroso y generalista de los tres, produjo una obra que adelanta tecnologías que nos resultan cada día más próximas. Sus anticipaciones y reflexiones sobre la técnica son leídas aún hoy en los think-tanks y centros de desarrollo.

De Lem recomendamos "Solaris", su magnum opus. Prácticamente inconseguible durante muchos años, fue reeditada en España hace poco. El autor, mejor que ningún otro, nos permite pensar más allá de los límites de las formas de vida conocidas. Podemos decir que Solaris fue el primer extraterrestre en la literatura. De escala planetaria, este ser misterioso habita las páginas de una novela que es un precioso ejercicio de imaginación. Una obra colosal, inagotable, en apenas 300 páginas. Una vez que entremos en ella, difícilmente la olvidaremos. 


Gabriel Falcone

"El Hombre Ilustrado" Ray Bradbury
Minotauro (2002)
ISBN: 9789505471003
288 págs., $109,00*

"Cuentos Completos" Isaac Asimov
Zeta bolsillo (2010)
ISBN: 9788498722598
732 págs., $105,00*

"Solaris" Stansilaw Lem
Impedimenta (4°ed. 2013).
ISBN: 9788415130093
296 págs., $160,00*

* precios y disponibilidad pueden variar.

sábado, 28 de septiembre de 2013

"Dora" Minaverry

Dora Bardavid, protagonista de la novela gráfica.

 ¿Se puede contar una historia de espionaje con el ritmo de la 'Nouvelle Vague'? Minaverry nos lleva de viaje por Berlín, París, Buenos Aires, Israel. La acción transcurre entre fines de los cincuenta y principios de los sesenta: la época de la descolonización, la guerra fría, y también de eclosión de la cultura juvenil. Dora tiene algo de "sin aliento", un horizonte vago, poco definido, hipnótico.


Trabajando como administrativa en los archivos alemanes durante la posguerra, Dora Bardavid descubre el destino de su padre desaparecido durante el régimen nazi. Movida por una secreta obsesión, comienza una búsqueda que la llevará hacia una suerte de "aventura silenciosa": una bildungsroman de 'espías por accidente'. Muy lejos de ser otra historieta más de doble agentes que trafican con fantásticos avances tecnológicos o secretos militares, La acción progresa en viñetas de una escala reducida e intimista. Por momentos profunda, a veces sutil, algunas veces ligera, la trama avanza despacio pero firme. Sin embargo, "Dora" no resulta para nada aburrida o indolente, y logra situaciones intensas y llenas de emoción que son escandidas por toques de humor.La cuidada construcción de los personajes es el impulso y el nudo que mantiene el hilo narrativo de estos dos hermosísimos volúmenes.

"La caja de Pandora"
Advertencia: Dora es una novela gráfica para adultos, y da un tratamiento adulto a problemáticas no recomendables para un lector demasiado joven. Vis. escenas de sexo relatívamente gráficas (no, señora, no se trata de pornografía). Fue publicada por anterioridad en entregas en la revista Fierro y recopiladas en sendos volúmenes.
El joven Minaverry, que debemos decirlo: es un excelente ilustrador de un estilo sólido y expresivo, es para nosotros una de las promesas de la presente y futura historieta argentina. Para fanáticos del cómic, nerds, hipsters, jóvenes adeptos de Puan... en breve: desprejuciados (y prejuiciados que se animen...), a leer se ha dicho... (G.F.)
 
Dora n°1 (izq.) y Dora n°2 (der.)
"Dora" Ignacio Rodríguez Minaverry
Editorial Común (2011)
ISBN: 9789872457846
176 págs., 17x24cm., $80,00 *


"Dora n°2" I.R. Minaverry
Editorial Común (2013)
ISBN: 9789872728755
17x25cm., $90,00 *

 
* precios y disponibilidad pueden variar.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...