jueves, 22 de enero de 2015

Mi primer libro digital


Sin entrar en detalle sobre dispositivos de lectura, lo importante a tener en cuenta al momento de comprar un libro digital es qué formato ofrece esa librería.

Hay basicamente dos formatos: el EPUB y el formato para Kindle de Amazon. Ambos se presentan de dos maneras: Con DRM o sin DRM, estas siglas significan que los libros tienen copyright y por lo tanto deberemos pagar por leerlos. También hay libros digitales que no tienen copyright y de ellos no nos ocuparemos porque es muy sencillo descargarlos.
Pero...

Bueno, si queremos comprar la última novela de nuestro autor favorito, debemos localizar una tienda que pueda vendernos el libro para nuestra locación (depende donde te encuentres encontrás que no puedes hacer la compra en esa tienda y tendrás que buscar una de tu propio país), y luego ver EN QUE FORMATO se vende y si es COMPATIBLE con nuestro dispositivo de lectura. El EPUB con DRM es un formato ampliamente difundido (mucho más que el de Amazon) pero tal vez menos friendly que toda la caterva de servicios que nos ofrece el gigante del comercio electrónico. Si bien muchas tablets (el dispositivo favorito ultimamente para leer e-books) han mejorado muchísimo respecto al ready-to-use, aun necesitaremos una clave de Adobe Digital Editions. Este "tramite" o un equivalente parece no existir en el caso de Kindle.

Entonces Kindle o EPUB con DRM?

Veamos qué escribió un bloguero

(...)
Después de este tipo de experiencias, decidí comprar algunos libros para el Kindle de Android. Me parece que Amazón ha hecho un excelente trabajo haciendo que la experiencia de los libros electrónicos sea realmente atractiva. He aquí algunos puntos interesantes:
La aplicación del Kindle en Android está muy pulida. Es rápida, estable y tiene las características esenciales: resaltar, buscar en el diccionario y poner marcadores. 
Amazon soporta muchos dispositivos: puedo leer en mi Galaxy Tab, en mi PC con Linux o en un iPad o Kindle reader si los tuviera. Incluso puedo leerlo en la web usando el Cloud Reader, que por cierto está muy pulido. Lo más interesante de todo esto es que todas estas aplicaciones se sincronizan. Si estoy en cierta página en el Galaxy Tab y luego abro el Cloud Reader, el libro estará en la misma página en la que lo dejé en incluso con los resaltados y marcadores que agregué. No hay nada como esto en EPUB .
La experiencia de la tienda integrada. Desde la misma aplicación del Kindle puedo buscar nuevos libros en la tienda de Amazon. Puedo leer los comentarios y calificaciones de otras personas, y con un click puedo descargar una versión de muestra gratis con uno o dos capítulos para ver qué tal es el libro. Otro click y ya el libro está comprado (más barato), listo para leer y sincronizado con todos los dispositivos. De nuevo, como esto no he visto nada en EPUB. 
Es cierto que el formato de Amazon es propietario y también tiene DRM. Sin embargo este último parece ser inevitable. Y la experiencia de usuario de Amazon simplemente le da mil vueltas a todo lo demás. Por supuesto también hay desventajas:
No puedo importar libros en la aplicación de Kindle, lo cual me limita a lo que pueda comprar en Amazon. Esto es realmente un problema cuando uno quiere libros en español. El otro día quería empezar a leer “La Fiesta del Chivo”  de Vargas Llosa, lo encontré fácilmente en EPUB  pero en la tienda Kindle sólo está en inglés. Tampoco puedo usar los libros que ya compré en EPUB ni siquiera los de O’Reilly que están disponibles en un formato compatible con el Kindle.
(...)

Por ello creemos que no se trata de elegir a quien comprarle sino más bien pensar en qué basaremos nuestra biblioteca digital, si nos interesan los libros en español y si a partir de allí podemos armar una estrategia sobre lo que nos resultará, por comodidad, accesibilidad, información y precio, a la larga más conveniente para nosotros.

Un pantallazo de una ficha de un libro digital en www.boutiquedellibro.com.ar
*cliquear para agrandar

viernes, 28 de noviembre de 2014

Regalemos Libros

Boutique del libro adhiere a la campaña de Fundación El libro.
Seguí el link y dejá tusa datos en la página de la fundación.

  http://www.el-libro.org.ar/

Anotate y participá de los sorteos semanales. ¡Cuántas más personas se sumen, más libros regalaremos! Avisale a tus amigos y aumentá tus chances de ganar.

miércoles, 15 de octubre de 2014

"El incendiario" Egon Hostovský

En un pequeño pueblo olvidado, vaya a saber dónde, en algún lugar de las montañas de Bohemia, la cotidianidad es desgarrada por una serie de incendios inexplicables. Pueblo chico, infierno grande, dicen (si se nos permite la fácil apliación de un lugar común ya gastado). Pero detengámonos por un segundo en esto: en Zbečnov viven unas mil quinientas almas ¿Quién de entre nosotros es el temible incendiario?
"El Incendiario" publicada por Editorial Fiordo (izq.) y un jocencísimo Hostovský (der.)
Es en estas circunstancias que el autor checo construye magistralmente, pieza por pieza, una especie de bomba de relojería que parece estar siempre a punto de estallar (o, mejor dicho, implosionar). En ese vector imaginario convergen la terrible sombra de la guerra, la amenaza invisible del incendiario, y los complicadísimos secretos de un lugar tan simple. Se trata de una novela psicológica, de clara inspiración expresionista, pero de una profundidad y proyección excepcionales. Por momentos nos recordó la pluma ágil y grácil del gran Joseph Roth, en otros nos transmitió la atmósfera rica y asfixiante de contemporáneos nórdicos como Hamsun o Dagerman. Escrita en los años 30, publicada por primera vez en checo en Paga en 1935; aunque no estaría en nuestras manos si no fuera por grandes lectores, como Graham Greene, y a la maravillosa Editorial Fiordo, que nos trae una traducción directa del idioma checo.

Zbečno hace ya casi 100 años. El pequeño pueblo se encuentra en la Bohemia Central, no muy lejos de la frontera actual con Alemania.
Egon Hostovský sufrió los sinsabores del destierro. Nacido en 1908, en Hronov, República Checa, en el seno de una familia judía, se lanzó al exilio en 1939. Abandonando su puesto en el Ministerio de Relaciones Exteriores checo, cuando las fuerzas de ocupación alemanas tomaron su país. De Bélgica a París, de París a Portugal y luego a Estados Unidos, donde trabajaría en el consulado del también exiliado gobierno checo.
Regresó a su país luego de la finalización de la Segunda Guerra, para emigrar nuevamente en 1948 pasando por Dinamarca y Noruega, para llegar a su destino final, nuevamente los Estados Unidos (donde se convirtió en docente de lengua checa, luego periodista, y finalmente editor de noticias de la escalofriantemente "guerrafriísta" Radio Free Europe). El grueso de sus novelas fue traducido al inglés entre finales de los 50' y durante los 60'. Fallecería en 1973, no sin ser reconocido por escritores de la talla de Graham Greene.

No podemos menos que recomendar esta obra que nos llega por primera vez vertida directamente de su idioma original y, además, instigarlos a seguir y apoyar la notable tarea de una editorial independiente como Fiordo, que no escatima en esfuerzos ni en calidad. Una editorial que viene, con un ritmo sostenido, construyendo un interesantísimo catálogo; algo que en el panorama editorial argentino no solo es saludable, sino absolutamente necesario. (G.F.)

"El incendiario" Egon Hostovský
(trad. Elena Buixaderas)
Fiordo (2014)
ISBN: 9789872838683
192 p., $130,00 *

* precios y disponibilidad pueden variar.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Un mapa de la Argentina en librerías

En las últimas Jornadas Profesionales de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires fueron presentados los resultados del Proyecto Datalibro, un relevamiento nacional de puntos de venta.
Mapa de Trucquelconque (1649).
Sorprende gratamente que, en un mercado cuya oferta tiende a concentrarse en grandes cadenas, más de la mitad continúan siendo pequeños locales y cadenas medianas. La librería generalista domina ampliamente el panorama, el 82% de los locales de librerías relevados son no especializados.

Las provincias del sur tienen la menor cantidad de habitantes por librería (los centros urbanos de Tierra del Fuego y Chubut tienen 31.000 y 38.000 personas por local).

El mayor volúmen de puntos de venta se registra en la CABA y en la Provincia de Buenos Aires, concentrando el 60% de las librerías del país. San Isidro registra 17.000 habitantes por librería y guarda la mayor proporción librerías/población de todo el país.

(fuente: Primer informe relevamiento nacional de puntos de venta 2013/2014).

martes, 26 de agosto de 2014

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

Los ebooks representan menos del 5 por ciento de las ventas de libros en la Argentina

En los Estados Unidos alcanzan el 30 por ciento. En el sector, no obstante, son optimistas. Las causas.

Esteban Lafuente

elafuente@infotechnology.com

@emlafuente


En el subte, el tren o el colectivo es posible encontrar personas que reemplazaron el libro o el diario en papel por un dispositivo digital para sus lecturas. Si bien el incremento en la penetración de tablets, smartphones y e-readers generó un nuevo escenario para las editoriales y librerías, con distintos formatos y productos disponibles, las cifras del mercado muestran que los libros en soporte digital no logran despegar en el país.


“En la Argentina, la participación de los libros digitales en el total no llega al 2 por ciento”, coincide Antonio Santa Ana, gerente de literatura general de Grupo Santillana, en diálogo con Infotechnology.com. Desde otra de las grandes del sector, también reconocen con sinceridad: “La verdad es que no se lee un carajo”.

Según datos de la Cámara Argentina del Libro, en 2013 se registraron 27.757 títulos (entre digitales y papel) en la Agencia Argentina de ISBN, con un incremento del 5% frente a 2012. No obstante, el papel sigue siendo hegemónico. En efecto, la escasa adopción del formato digital en el país resulta más visible comparar con los datos de otros mercados. Así lo explica Catalina Lucas, digital manager de Penguin Random House: “La participación es muy chica en la Argentina. En Estados Unidos, por ejemplo, está en un 30% y en España ya están entre un 5 y un 7%”.

Actualmente, las principales editoriales del país editan en papel y en formato digital todas sus novedades mensuales de manera simultánea. Además, se mantienen alertas para ajustar su oferta y publicar el ebook de algún título viejo, en caso de que su demanda se dispare. La adopción por parte de los usuarios y la incorporación del hábito de la lectura en pantallas digitales es el principal factor que, según explican en el sector, permitirá dinamizar la demanda de ebooks.

La aparición de estos nuevos formatos y dispositivos presentó un desafío para las librerías, que debieron ajustar sus procesos para comercializar libros digitales. Ante la consulta de este medio, en el sector explican que la mayor parte de las ventas de ebooks en el país se concreta a través de Internet. “Comenzamos a vender libros digitales en 2011. Desde septiembre de 2013 hasta aquí el crecimiento en las ventas es del 106%. Los ebooks representan el 29% de nuestras ventas online, con un ticket promedio de $70”, relata Martín Rolando, responsable del área de Internet en Boutique del Libro. Desde Librería Santa Fe, en tanto, describen un panorama similar: “Vendemos libros digitales hace dos años y ahora representan el 30% de nuestras ventas a través del sitio. En el total son menos del 5%”.

nookereader
Crédito: Bloomberg

En promedio, el precio de los títulos en formato ebook son entre un 30 y un 40% más bajos que el libro en papel, pero muchos lectores prefieren sentir el libro físico en sus manos y, por ese motivo, no incorporan el texto digital. A su vez, las librerías advierten que el modelo de negocio y las políticas comerciales del sector representan un asunto a rever para el crecimiento de este formato. “Las librerías tienen un precio de venta al público y consiguen distintos descuentos con las editoriales. El piso para una cadena en papel es del 45% pero para los libros digitales es del 25% y eso no lo hace muy atractivo”, comenta Rolando.

Las perspectivas a futuro, sin embargo, se mantienen elevadas. El rápido crecimiento experimentado en otros mercados, la mayor simplicidad en términos de logística y entrega y el menor precio al consumidor son algunos de los factores que destacan en el sector. “En unos años deberíamos estar entre un 15 y un 20% de participación”, pronostica Santa Ana. “Es un país muy extenso y comprar un libro físico por internet sigue siendo caro. Por eso, muchas cosas van a ser leídas en digital. Además, hoy los alumnos y estudiantes están acostumbrados a consumir en digital y ese clic en términos culturales es tremendo”, agrega.

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...